¡It’s the most wonderful time of the year!  Famosa canción de la época navideña, diciendo ¡Es el tiempo más maravilloso del año!, hoy reflexionaba en esta canción que aunque acostumbramos cantarla en la época navideña, no habla nada sobre la navidad. Pero yo si quiero hablarte sobre este tiempo del año y las maravillosas oportunidades que nos brinda a cada uno de nosotros.

Primero quiero iniciar aclarando que no tendríamos navidad sin el nacimiento de Jesús. Si, aunque mucho se empeñen en eliminar el concepto de la navidad como la celebración del nacimiento de Jesús, la verdad, es que no existe ningún otro motivo real e histórico más que este.

Y ya que hiciste un espacio para leerme quiero aprovecharlo al máximo, por lo que te invito a que te sientes quizá frente al árbol navideño tomando algo que te agrade y te haga tener ese sentido acogedor de esta temporada, mientras lees este artículo.

La época navideña es hermosa, pero también puede ser muy complicada, ocupada, llena de compromisos sociales, financieros y para otros una época también triste. Como coach en la ontología del lenguaje me es importante invitarte a encender la luz de tus pensamientos y a reflexionar sobre las cosas que te dices, lo que dices a otros y lo que haces con lo que dices, para entonces entender porque vives la navidad, año tras año de la misma manera y juntos al final de este articulo llegar a la posibilidad de este año iniciar a celebrar la navidad en una mejor forma.

Generalmente en Navidad demostramos nuestro amor envuelto en papel, en forma de regalo. Nos dedicamos a pensar, e investigar qué es lo que la otra persona gusta o desea y entonces nos lanzamos al zoológico de los centros comerciales para dar vueltas por media hora intentando encontrar un estacionamiento, para hacer las compras de los regalos que por supuesto no encontramos en un mismo lugar y hacer filas larguísimas para pagar. O también en este tiempo, navegas en el internet para hacer las compras y evitar todo lo que acabo de mencionar, pero como ya estás ahí, notas que entraron mensajes en las redes sociales, a tu correo electrónico y para cuando te das cuenta, ya medio día se te fue y quizá, ni compraste el regalo o terminaste pagando un precio alto que se verá reflejado en tu estado de cuenta en enero. ¿Todo esto para qué? ¡ah, sí!  para demostrar a tus seres queridos cuánto los amas.

Si tu mayor preocupación en esta época es el dar a todos y a cada uno de los seres que amas, el mejor regalo. Te invito a reflexionar en la realidad que los mejores regalos no son los que vienen envueltos en papel. Sino aquellos que van envueltos del tiempo que dedicamos para estar, para escuchar, para compartir en silencio o en grandes carcajadas con los que amamos. Así que esta navidad, des afánate de las grandes y complicadas compras y dedica tiempo de calidad a los tuyos, cocinando juntos, viendo una de esas películas clásicas navideñas, con el árbol prendido y un chocolate caliente en tus manos, o en un juego de mesa con la familia, con palomitas de maíz o una rebanada de ese maravilloso pastel que quedó después de alguna posada o noche buena. ¡Son tantas las formas de dar tiempo de calidad! todo lo que tienes que hacer, es ser creativo y activo en ellas. Te garantizo que quedarán en la memoria y el corazón de los tuyos.

Esta navidad, regálate una mirada diferente, una mirada más amplia sobre las posibilidades que tienes para demostrar amor a tu persona y a los seres más cercanos a ti. Un amor que se asemeja al que provocó la primera navidad. ¡Feliz navidad a ti, mi Gente Bonita!

Cristina Morett


Presidente y fundadora, Transforma Coaching
619.621.7613 | cristy@transforma-coachingsd.com | www.transforma-coachings

Scroll Up