Somos madres, somos esposas, somos hijas, somos amigas, somos emprendedoras, somos trabajadoras, somos artistas, somos chefs y las mejores amas de casa que nuestras familias pueden tener.

Tenemos un valor único. Poseemos de muchísimos talentos y amor incondicional que sin darnos cuenta vamos desarrollando a medida de nuestras necesidades personales y las necesidades de nuestros hijos y seres queridos. Tenemos miles de responsabilidades que si llevamos a cabo con amor se convierten en bendiciones diarias. Somos las mejores protagonistas de la historia de nuestros hogares. Las creadoras de los planes de vida de esos seres que amamos y que Dios ha confiado en nuestras manos para sacar adelante, brindarles amor, fortaleza y aliento.

Como madres Tenemos la capacidad de compartirles nuestra sabiduría, nuestra alegría y nuestro buen juicio de mujer. Guiándolos en la vida y educándolos de la mejor manera posible. Nosotros como mamás siempre tenemos la cabeza en alto y la vida la tomamos como venga, siempre rompemos con todas esas barreras y pruebas que Dios nos regala en cada bello amanecer.
Nuestra opinión y nuestro bienestar también cuenta en la vida de los seres que más amamos, ellos también se preocupan por nuestro bienestar y valoran el esfuerzo que diario hacemos al convertirnos en madres.

Tenemos muchas capacidades y somos las numero uno en nuestras vidas y la vida de nuestros hijos.
Siempre seremos su buen ejemplo y su mejor aliada. Seremos las mujeres maravilla de nuestros amores y en las que primero pensarán en momentos de peligro o malestar. Por alguna razón ellos saben que mamá puede con todo.

¡Mamá es amor, mamá es fuerza, valentía y esfuerzo!

Por: Jacqeline Farías

Más articulos de Mayo

Patty Corona: Leche de Almendra

¿Eres intolerante a la lactosa? La leche de almendras es una gran alternativa a la leche regular. Puedes utilizarla como componente saludable para cualquier licuado de frutas, cereal. etc. Las almendras son fuente de proteína, contienen fibra, son bajas en...

Cristina Morett: La Belleza de Mamá

Durante el dolor de parto, hermosa no era una palabra que yo pudiera coger de la nada y aplicármela con orgullo. Aún después de los embarazos mi cuerpo decidió romperse por completo, y causar estragos en mi aspecto externo para poder suplir mí ya maltrecho interior....

Scroll Up