¡La fe es la sal de la vida!

¿Había escuchado esta frase célebre? Lo invito a que exploremos juntos porque es tan importante que consumamos sal en nuestras vidas y aún más que eso, que aprendamos a substituirla y a consumirla con moderación.

Durante los dos primeros meses de este año, nos enfocamos a conocer un poco más sobre el azúcar, a reducir su consumo y aprendimos diferentes formas de substituirla al momento de preparar nuestros alimentos. ¡Hoy le toca el turno a la Sal!, ¿sabía usted que generalmente consumimos casi el doble de la sal que deberíamos? Así es.

La sal es un condimento que potencia el sabor de los alimentos, es la única roca comestible y un mineral indispensable para poder vivir. Sin la sal nuestro cuerpo no podría funcionar correctamente pues es la encargada de mantener a nuestro cuerpo hidratado, pues controla la cantidad de agua en nuestro organismo y regula los fluidos del cuerpo para que nuestras células puedan funcionar óptimamente.

El exceso en el consumo diario de sal o cloruro de sodio en nuestros alimentos es el causante de muchos de los padecimientos y enfermedades que actualmente sufre nuestra sociedad. Este exceso afecta seriamente nuestros órganos vitales como los riñones, hígado y el corazón, desencadenando trastornos renales y cardiovasculares. De igual forma, el alto consumo de sal provoca la retención de líquidos, que nuestro cuerpo elimine más calcio aumentando con esto el riesgo de padecer osteoporosis y como si esto fuera poco el consumo excesivo de sal también favorece a la formación de algunos tumores de cáncer en el estómago, dificulta la función de nuestro aparato respiratorio y también favorece al sobrepeso y a la obesidad.

¡No se me asusten!, si aprendemos a detectar donde se encuentra la sal que mayormente consumimos y cuanta sal contienen los alimentos que ingerimos diariamente, haciendo pequeños cambios y con un poco de esfuerzo lograremos tener una mejor salud.

¿Cómo podremos reducir el consumo de sal?

Primero aprenda sobre la sal, investigue un poquito sobre ella, mire, nomás le voy a proporcionar algunos datos interesantes para crearle un poquito de curiosidad y que usted solito empiece a buscar información en su teléfono o computadora. Existen diferentes tipos de sales, refinada, de mesa, kosher, de mar, sal negra, ahumada, de apio, vegetariana, a base de algas, sal color rosa también conocida como himalayan, en fin, ¿Cuál será la mejor para usted y su familia? las sales de minerales naturales que provengan de fuentes como el mar, las montañas, minas etc. esas que se evaporaron y pulverizaron de salinas, manantiales y solares siempre serán su mejor opción. Manténgase alejado de las sales refinadas y altamente procesadas que ninguna aportación alimenticia le darán y muchos problemas de salud le provocarán.

Retire los saleros de su mesa. Cuando cocine, poco a poco vaya disminuyendo la cantidad de sal que regularmente utiliza, de esta forma su transición será lenta pero segura, dándole espacio a su paladar y al de su familia para que se vayan adaptando al sabor de la comida y no al de la sal. ¡Cuando esté cocinando no olvide que la sal está presente de manera natural en muchos alimentos y que no necesita agregar más!, manténgase alejado de los productos procesados, precocinados, enlatados o congelados. Lea las etiquetas, elija las marcas que contengan menos sal o mejor aún sin sal.

Substituya la sal poco a poco para sazonar sus comidas junto con hierbas frescas como tomillo, orégano, albahaca, mejorana, etc. y jugo de limón. Notará como el aroma de las hierbas lo distraerá del sabor de la sal. Si aumenta el consumo de frutas y vegetales frescos se mantendrá alejado de los productos procesados. Si por alguna razón compra conservas o comida enlatada, enjuáguelas con agua antes de prepararlas o consumirlas y mejor aún si puede prepárelas usted mismo. Si tiene niños pequeños, comience a preparar poco a poco su comida sin sal, de esta forma se acostumbrarán al sabor natural de las frutas y vegetales y no al de la sal.

¡La última y la mejor! Cocine en casa, de esta manera usted tendrá el control en la cantidad y la calidad de sal que utiliza para preparar los alimentos de su familia.

Receta:

Hoy cocine Feliz y con Amor, siempre se lo he dicho y lo seguiré repitiendo, el hecho de que usted hoy prepare una receta con menos sal de la que acostumbraba, será un gran paso. ¡Tengo fe de que así será!

¡Salud!

Su amiga en la cocina,
Patty Corona

Más articulos del mes de Marzo

Christina Moret: Mujer Lider

Iniciaré por darte mi definición de líder: Líder es quien sabe servir, quien escucha, entiende y acompaña a otros para llevarlos a un mejor lugar. Cuando hago propuestas a las mujeres sobre liderazgo, es común escucharlos decir algo como, ¿ Líder, yo?, así es como...

Entrevista: Abigail Preston

Nuestra portada del mes esta dedicada a Abigail Preston. Destacada empresaria de la comunidad hispana de San Diego, en el sector de Real State. Sin duda, una mujer apasionada con un gran amor por su comunidad. Esto es lo que nos contó: ¿Por qué decidiste ser agente de...

Scroll Up